Muletas 

Las muletas son productos de apoyo diseñados para asistir a la marcha de las personas que requieren ayuda al caminar por distintos motivos.

El uso de muletas es muy frecuente. Tras una caída, en la recuperación de una lesión o por ejemplo por problemas de movilidad las muletas son imprescindibles. Si quieres mantener tu autonomía y no necesitar ayuda constante de otra persona puedes utilizarlas.

¿Cómo elegir la muleta adecuada?

Si estás en situación de adquirir una muleta para poder seguir realizando tus actividades diarias debes tener en cuenta algunos aspectos importantes.

En primer lugar, para usarlas es fundamental tener fuerza en los brazos, equilibrio y coordinación. Además, la altura de las muletas, aunque la mayoría son regulables, debe ser la adecuada para que avanzar sea lo más cómodo posible. Si no tienen la altura adecuada puede provocarte por ejemplo dolor de espalda o falta de equilibrio y caídas. También es importante saber que apoyas todo tu peso en ellas, por lo que son de materiales resistentes. En general suelen ser de aluminio porque a parte de resistencia aportan ligereza.

Existen distintos tipos de muletas según las necesidades de la persona:

  • Axilares. Las muletas axilares ayudan a distribuir el peso corporal ofreciendo estabilidad y seguridad al caminar. La zona axilar está acolchada o tapizada de forma blanda y suave para que esta zona no sufra desgaste. Así mismo tienen una empuñadura anatómica para mejorar el agarre.

  • De antebrazo. Igualmente, las muletas de antebrazo soportan el peso de la parte del cuerpo que apoyas. Ofrecen total seguridad al estar de pie y caminar. Son cómodas y ligeras por lo que su uso te brinda confort durante todo el día. Las empuñaduras son anatómicas y alguna tienen protecciones suaves en el antebrazo para evitar así rozaduras o lesiones.

Consejos para usar las muletas de forma adecuada:

Una vez elegido el modelo, con el que sienta cómodo, y regulado en altura puede seguir estos sencillos consejos para evitar problemas.

Al agarrar la muleta los codos deben quedar ligeramente flexionados. La muleta debe estar separada unos centímetros del pie, alrededor de 7. Además los dedos del pie tienen que estar alineados con la base para que la estabilidad sea máxima. Cuando haya probado a dar algunos pasos y coja confianza, intente no mirar a los pies sino al frente.

Seguridad en el hogar para el uso de las muletas:

Para desplazarse con muletas en casa es necesario tomar ciertas precauciones. Para evitar resbalar, el calzado en casa tiene que ser antideslizante. El hogar debe estar los más ordenado posible y sin objetos que puedan obstaculizar su camino. Además, los suelos deben estar limpios y secos. Si en casa hay alfombras o tapetes es importante que estén bien adheridos al suelo teniendo precaución con las esquinas, que pueden levantarse.

sin productos

Estar determinado Envío
0,00 € Impuesto
0,00 € Total

Realizar pedido