4 pautas para prevenir y tratar las úlceras por presión

En MimoOnline recibimos muchas consultas relacionadas con las úlceras por presión tratamiento y prevención. Consultas normalmente de personas cuidadoras que se sienten desbordadas por la situación y angustiadas porque su familiar está incómodo y con dolor. Si estás viviendo esta situación, te ofrezco algunas pautas para prevenir estas úlceras en casa y algunos consejos para cuando han aparecido.

Tratamiento y prevención de las úlceras por presión

Como he comentado, las úlceras por presión preocupan y pueden angustiar a los cuidadores y los familiares que atienden a personas en situación de dependencia. Generalmente cuando la movilidad es reducida o la situación es de permanencia continua en la cama, los familiares saben que sin las medidas adecuadas pueden aparecer estas lesiones. Por ello, voy a explicar qué son, qué grados existen, cómo prevenirlas y tratarlas de forma correcta.

Úlceras por presión tratamiento

¿Qué son las úlceras por presión o escaras?

Las úlceras por presión, también llamadas escaras, se producen cuando la piel en determinadas partes del cuerpo es presionada de forma constante. Si una persona está en la misma posición durante mucho tiempo, por ejemplo una persona encamada, ciertas zonas de la piel pueden lesionarse. Normalmente estas zonas son en las que el hueso está cerca de la piel, como los tobillos o la cadera, y en las que hay poca grasa.

Grados de las úlceras por presión

Estas úlceras o escaras, una vez aparecen pueden ir empeorando si no se toman las medidas oportunas. Decir que hay situaciones personales en las que es casi inevitable que se produzcan y por tanto tomar estas medidas será imprescindible para que no empeoren.

Veamos los diferentes grados de las escaras según el daño en la piel:

Categoría I Eritema no blanqueante

Antes de que se inicie una úlcera por presión, la zona de la piel que está en riesgo se blanquea si la presionamos. Si no prevenimos esta zona sensible, en unas horas puede pasar a no blanquearse al presionarla. Es decir, puede aparecer un eritema o enrojecimiento de la piel, una úlcera por presión de grado I.

Categoría II Úlcera de espeso parcial

En el siguiente grado, la zona lesionada es más profunda incluyendo a las capas superiores de la piel, la dermis y la epidermis y produciendo dolor. Esto implica que la zona de la piel está más dañada en forma de ampolla o de herida superficial.

Categoría III Pérdida del grosor de la piel

En esta fase y si la úlcera continua su desarrollo, la zona lesionada aumenta en profundidad. Es decir, la lesión se ha extendido ya a partes más profundas de la piel, siempre dependiendo de la zona (partes del cuerpo con poco acumulación de grasa como las orejas será menos profunda).

Categoría IV Pérdida total del espesor de los tejidos

En este grado de afectación, la herida llega a partes del cuerpo como los músculos, los tendones o los huesos.  La profundidad de la úlcera por presión en esta fase depende también de la zona del cuerpo lesionada. Si es una parte con poca grasa como la zona occipital del cráneo, la herida igual de grave será más superficial.

No estadiable: Profundidad desconocida

Las úlceras por presión son incluidas en esta categoría cuando no se conoce la profundidad de la herida. A simple vista en una zona concreta se observa una ampolla o piel enrojecida o decolorada pero no se puede predecir la afectación hasta examinarla.

Prevención y tratamiento de las úlceras por presión

La prevención de las úlceras por presión o escaras es imprescindible para evitar futuros problemas. Conociendo como se producen y porqué podremos evitar su aparición, sobretodo en situaciones de riesgo, como he comentado anteriormente, en personas encamadas o con poca movilidad. Y ¿cómo se pueden prevenir? ¿qué medidas podemos tomar para evitar su aparición y el dolor que conllevan?

¿Cómo prevenir las úlceras por presión o escaras?

La forma más efectiva de prevenirlas es evitando largos periodos de tiempo en la misma postura. Es decir, intentando por ejemplo cambiar de postura con frecuencia a la persona encamada que atendemos. Además, cuidando la piel, manteniendo una piel saludable. Os lo explico en detalle:

1. Una vez al día examinando la piel de las zonas más sensibles

Si cuidas de una persona en situación de dependencia, encamada o con movilidad reducida es importante que revises las zonas más sensibles y propensas a desarrollar una escara. Para saber cuáles son estas zonas de la piel (tobillos, cadera, codos, occipital, hombros, omóplatos, etc) puedes fijarte en las partes del cuerpo que tienen menos grasa. Examina a diario la piel teniendo en cuenta estas zonas y posibles cambios de color. Y mantenla limpia, seca e hidratada.

2. Cuidando la piel

¿Y cómo cuidar la piel de la persona que atiendes? Además de limpiarla con jabones que no irriten la piel, agua tibia y secarla con cuidado a diario, es fundamental hidratarla cada vez que la limpies. El uso de productos específicos o lociones hidratantes ayuda a prevenir este tipo de lesiones y mantener la piel saludable. Así que te recomiendo utilizar alguna crema, emulsión o aceites específicos y creados para prevenir las úlceras por presión o escaras.

Por ejemplo, puedes utilizar alguna de estas cremas de cuidado de la piel:

  • Crema hidratante Dermo, evita la sequedad de la piel y las posibles grietas hidratando en profundidad y protegiendo de los agentes externos del ambiente.

  • Pomada de urea, hidrata a las pieles más secas y castigadas creando una barrera protectora. Además alivia la sequedad y los picores en pieles con dermatitis y eczemas.

También puedes utilizar aceites o bálsamos para proteger e hidratar la piel:

  • Loción Mephentol, a base de leche regenera las células de la piel, hidrata y ayuda en la cicatrización consiguiendo un tratamiento adecuado para las úlceras por presión.

  • Aceite de rosa mosqueta, regenera la piel dañada evitando la deshidratación y recuperando la elasticidad y la firmeza.

3. Cambios posturales

Los cambios de postura son imprescindibles en la prevención de las escaras. Estos cambios son recomendables cada dos o tres horas evitando que las zonas sensibles se rocen entre sí. Por ejemplo, si cambias a la persona de tumbada a de lado, intenta que los tobillos o las rodillas de ambas piernas no estén en contacto. Así mismo, para realizar estos cambios, evita arrastrar a la persona pidiendo si es necesario ayuda a otra persona.

4. Dispositivos de alivio de la presión

Como acabo de comentar, es importante para la prevención de úlceras por presión evitar el contacto entre sí de diferentes partes del cuerpo y contar con las ayudas técnicas adecuadas para reducir la presión de las zonas sensibles.

En el mercado existen diferentes productos de apoyo o dispositivos de alivio de la presión como cojines antiescaras, almohadillas protectoras o láminas reductoras de la presión. Entre los cojines antiescaras puedes encontrar:

  • Cojín viscoelástico anatómico reparte la presión, transpira de manera adecuada y alivia los problemas lumbares y cervicales sobretodo de personas que permanecen en cama.

  • Cojín Polyair, diseñado para adaptarse a la persona distribuyendo la presión sobre su superficie. Mediante un sistema sencillo de inflado se recomienda para personas con movilidad reducida porque reduce el riesgo de escaras.

Además, puedes encontrar almohadillas y láminas reductoras de la presión previniendo así las úlceras:

  • Almohadillas protectoras de presión, específicas para la zona sacra, los tobillos y los hombros reducen la posible presión y protegen estas zonas sensibles de la piel y con mayor riesgo de escaras.

  • Láminas reductoras de presión, protegen diferentes partes del cuerpo (omóplatos, rodillas, tobillos...) de la formación de escaras sobretodo en prominencias óseas.

Si cuidas a una persona que está en cama o con movilidad reducida es natural que te preocupe la aparición de escaras y su prevención. Atender a una persona en situación de dependencia, y más aún si es familiar o un ser querido, puede generar muchas dudas, preocupación e incertidumbre. Para facilitar tu labor diaria puedes encontrar distintos apoyos profesionales y diferentes ayudas técnicas.

Si cuidas recuerda que la prevención es esencial en una situación de cuidados y si necesitas ayuda o asesoramiento para elegir los artículos adecuados no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable MIMOSALUD Y VIDA SL.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios MIMOSALUD Y VIDA SL.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://grupolasmimosas.com/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola