Trámites de la Ley de Dependencia: Solicitar el reconocimiento de dependencia

Los trámites de la Ley de Dependencia en la mayoría de los casos nos llevan a confusión. La mayoría de las personas que solicitan acogerse a la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia se sienten un poco abrumados. Se encuentran en una situación personal muy complicada en la que generalmente un familiar necesita de su apoyo. En estas circunstancias de agotamiento físico y emocional además deben hacer frente a la gestión y tramitación de esta ley con todo lo que conlleva. Por ello, queremos aclarar cómo hacerlo con la finalidad de ayudar a todos aquellos que lo requieran.

Queremos destacar que más de 10 años después de la implantación de la Ley aún no se ha conseguido prestar la atención a todas y cada una de las personas en situación de dependencia. En Diciembre del año pasado se firmó un Pacto por la Dependencia con el objetivo de resolver esta situación.

¿Cuál es el objetivo de esta Ley?

La finalidad por la que se propuso y aprobó en 2006 fue la de ayudar y atender a las personas en situación de dependencia. A grandes rasgos trata de ocuparse de las necesidades particulares, del apoyo para realizar las actividades diarias y del fomento de la autonomía.

El reconocimiento de las personas en situación de dependencia y por tanto la atención necesaria es imprescindible para el mantenimiento de su bienestar. Es un reto de toda la sociedad que hasta el momento los familiares y sobretodo las mujeres habían aceptado. Lo que se ha denominado el apoyo informal, es la atención que ofrecen los cuidadores familiares a las personas dependientes. Una atención que se convierte en labor diaria y que requiere de apoyo formal y de las administraciones públicas.

El objetivo de la Ley se pone en práctica mediante un Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD). En teoría, el SAAD es un sistema por el que todas las personas pueden recibir una atención integral a través de entidades públicas o privadas. Estas personas beneficiarias deben cumplir unos requisitos: Residir en el país como mínimo durante 5 años y encontrarse en una situación de dependencia en algún grado establecido.

¿Cuáles son los trámites de la Ley de Dependencia?

Los trámites Ley Dependencia puede iniciarlos la persona en situación de dependencia o la que la representa. Para iniciar el proceso, debe presentarse el modelo específico y la documentación necesaria. Estos documentos son requeridos por cada administración pública (dependiendo de la Comunidad Autónoma a la que se pertenezca). En general, los documentos que se precisan son:

  • DNI de la persona solicitante o en su caso de la que la representa.
  • Certificado de empadronamiento.
  • Última declaración de la renta o rentas percibidas.
  • Informe social de los Servicios Sociales que le asignen.
  • Informe de salud.

A continuación y tras presentar la documentación se inicia el proceso de valoración de dependencia. Para ello, distintos profesionales realizan una valoración teniendo en cuenta toda la documentación aportada y una entrevista personal. En esta valoración se consideran además las posibles ayudas técnicas que se hayan prescrito. Con todo ello, el personal encargado determina la prestación y servicios correspondientes según el grado de dependencia asignado.

Por último, los Servicios Sociales determinarán un Plan Individual de Atención (PIA) en el que se especificarán las estrategias de intervención adecuadas (incluidas en la prestación y servicios que se han asignado). Además se realizarán las revisiones pertinentes de acuerdo a los cambios que vayan sucediendo y por tanto la actualización de las prestaciones.