La terapia de Orientación a la Realidad

La terapia de orientación a la realidad es un grupo de técnicas incluidas en las terapias no farmacológicas y que frecuentemente se utilizan en personas con la enfermedad de Alzheimer u otras demencias. Es una técnica que permite reorientar a la persona en el tiempo (orientación temporal), el espacio (orientación temporal) y respecto a su propia persona (orientación personal).

¿Cuáles son sus objetivos?

Normalmente en esta terapia se conectan sucesos y experiencias vividas por la persona con sucesos actuales. Se parte de la historia de la persona para poder conectar con la actualidad. Así, se consiguen reaprender  hechos de sí mismos y de su entorno. Se pretende situar en la realidad y el presente mediante diferentes herramientas, por ejemplo se pueden utilizar periódicos y comentar las noticias actuales.

Los objetivos de la terapia de orientación a la realidad son:

  • Intervenir en la desorientación y la confusión para tratar de aumentar o mantener la autonomía, disminuyendo el riesgo de una desconexión personal.
  • Fomentar las habilidades sociales, la comunicación, la interacción o de escucha de las opiniones de los otros y de las propias.
  • Evitar la desconexión social, manteniendo relación con el entorno y potenciando las relaciones sociales.

¿Qué métodos pueden utilizarse?

Generalmente se realizan diferentes actividades que trabajan los aspectos cognitivos como la memoria, el lenguaje y la orientación (ejercicios de memoria, deambulación guiada, realización de actividades de la vida diaria de forma guiada también, etc). Para poner esta terapia en práctica existen distintos modelos. A continuación os comentamos dos específicos:

  1. Orientación a la realidad de 24 horas. Es la "versión" informal de la terapia. Consiste en ofrecer orientación a lo largo del día. Organizar las actividades diarias de tal manera que se recuerde por ejemplo el día y la hora qué es. Así disminuyen las situaciones de desorientación y la ansiedad que pueda aparecer. En el domicilio habitual pueden colocarse carteles en las puertas de las habitaciones indicando de qué cuarto se trata o calendarios que señalen las actividades de la persona.
  2. Orientación a la realidad en sesiones. Se trabaja de manera formal y se ofrecen distintas sesiones individuales o grupales de unos 30 a 60 minutos. En estas sesiones se realizan actividades que orientan a la persona, la sitúan en su entorno. Además se ponen en práctica ejercicios de estimulación cognitiva. Según el estado de los asistentes serán sesiones básicas, estándar o avanzadas. Así mismo, se utilizarán ciertos recursos como la historia de vida, datos importantes de la persona o repaso del tiempo o reminiscencias (reactivar el pasado y mantener la identidad).

La terapia de orientación a la realidad debe ponerse en práctica con personas con deterioro leve o moderado debido a que es más efectiva. También es fundamental tener en cuenta si la persona reside en el hogar o en un centro residencial. Por tanto, es fundamental evaluar el nivel de deterioro y el lugar de residencia para así seleccionar adecuadamente a los usuarios de la terapia y el modo de ponerla en práctica. Así mismo, es importante tener en cuenta otros aspectos como la situación familiar de cada persona, las noticias de actualidad, las celebraciones destacadas o las actividades habituales, entre otros.

 

Fuente:

J. Peña-Casanova. Intervención cognitiva en la enfermedad de Alzheimer. Fundación La Caixa.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable MIMOSALUD Y VIDA SL .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios MIMOSALUD Y VIDA SL.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.