Los signos de alarma de la enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es neurodegenerativa y se produce por la degeneración progresiva de las neuronas dopaminérgicas. Estas neuronas del sistema nervioso se encargan de controlar los movimientos y el tono muscular. En España la padecen alrededor de 150.000 personas siendo el 80% de ellas personas mayores de 50 años.

Los signos de alarma de la enfermedad de Parkinson ayudan a realizar un diagnóstico temprano.

Queremos aclarar que la presencia de algún síntoma aislado no significa que se vaya a sufrir la enfermedad. Sin embargo, si identifica varios debería consultarlo con su médico.

A continuación detallamos los signos de alarma a tener en cuenta:

  • Temblores en reposo. Se dan característicamente en reposo, desapareciendo al ejecutar una acción. Sobretodo aparecen en las extremidades superiores y son menos frecuentes en las inferiores, mentón, lengua y labios. Durante el día cambia en intensidad aumentando ésta cuando hay más cansancio y ansiedad. En la Federación Española del Parkinson aclaran que no todas las personas con temblores padecen esta patología.
  • Bradicinesia. Este síntoma provoca la lentitud de los movimientos en las acciones que precisan de cierta habilidad. Por ejemplo al escribir o afeitarse. Conforme avanza el Parkinson se hace más evidente en acciones menos precisas como pelar una fruta.
  • Rigidez. Se trata de la dificultad para flexionar o extender las extrememidades al iniciar un movimiento. Por ejemplo, empezar a caminar pero el pie no reacciona, no se mueve. Además puede sentir dolor en el cuello, hombros o espalda.
  • Trastornos del sueño. Puede darse insomnio, fragmentación del sueño... Durante el sueño puede producirse un aumento de la actividad y de movimientos involuntarios. si duerme acompañado, la otra persona será consciente de este signo de alarma.
  • Otros síntomas frecuentes: Tono de voz más débil, menor expresividad, ansiedad, depresión, hormigueos, dolor en extremidades, estreñimiento o pérdida de olfato.

 

Fuente:

Federación Española de Parkinson

National Parkinson Fundation