Los servicios sociosanitarios para personas mayores y en situación de dependencia

Los servicios sociosanitarios están disponibles para las personas mayores o en situación de dependencia que necesiten cierto apoyo en su vida diaria. Estos servicios se integran en el ámbito sanitario y el social, siendo fundamental la coordinación entre los distintos sectores de atención sociosanitaria. Los servicios sanitarios de atención primaria, los hospitalarios, los sociales comunitarios o los residenciales deben mantener una estrecha relación.

¿Qué es la atención sociosanitaria?

Este tipo de atención se presta en situaciones de necesidad que precisan intervenciones sanitarias y sociales conjuntamente. Estas intervenciones deben estar coordinadas y relacionadas entre sí. El fin último es asegurar la continuidad de los cuidados utilizando así los recursos disponibles, los instrumentos y las estrategias todos ellos multidisciplinares. Con el objetivo de conseguir una alta calidad de vida y bienestar de la persona atendida se prioriza mantenerla en su entorno. Así, la atención en el propio domicilio será preferente. Por todo ello, la coordinación adecuada de los servicios sociales y los sanitarios es esencial y beneficioso para la atención.

La atención sociosanitaria a personas mayores y en situación de dependencia unifica los servicios sanitarios y los servicios sociales, con una actuación coordinada. Según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, los servicios sociosanitarios deben organizarse con el objetivo de cumplir ciertas funciones: Curar y cuidar, centrarse en la persona, realizar una valoración integral (médica, social y funcional), atender a la dependencia y diversidad funcional y estructurarse desde un enfoque multidisciplinar.

¿Cuáles son los servicios  de atención sociosanitaria?

En beneficio de las personas mayores y de las personas en situación de dependencia se ofertan estos servicios con el fin último de mantener y aumentar su calidad de vida y bienestar personal. Los servicios sociosanitarios pueden ser prestados por las entidades públicas o las privadas concertadas y acreditadas por los organismos correspondientes.

En primer lugar, este sector de la población puede disponer de servicios que promueven la autonomía y por tanto retrasan una posible dependencia. La promoción de hábitos de vida saludables, distintos programas de rehabilitación o de prevención fomentan la autonomía y disminuyen o enlentecen las situaciones de dependencia.

Además de estos servicios preventivos, los sociosanitarios más específicos pueden ser la teleasistencia (mediante un dispositivo se mantiene el contacto entre la persona, la familia y un centro de atención), el servicio de ayuda a domicilio (diversos servicios para apoyar y atender de forma personalizada), los centros de día y de noche, el servicio de atención residencial, de apoyo a las familias (servicios de apoyo como puede ser el respiro familiar), etc. Como hemos comentado anteriormente, tienen en común la atención desde las dos perspectivas, la social y la sanitaria. Por ello, el equipo profesional que desarrolla estos servicios debe ser multidisciplinar y ofrecer una atención integral y de calidad. La coordinación entre ambos ámbitos mejorará la calidad asistencial, el bienestar de las personas atendidas y las personas de su entorno y optimizará los recursos disponibles.

 

Fuentes:

"Atención sociosanitaria: una aproximación al marco conceptual y a los avances internacionales y autonómicos" Informe extraordinario de la institución del Ararteko al Parlamento Vasco (2007)

Portal de la Dependencia (IMSERSO)