La atención adecuada en las residencias para personas mayores

Las residencias de ancianos en Zaragoza deben cumplir unos requisitos específicos, ofrecer ciertos servicios y atender desde el ámbito sociosanitario. Un centro residencial para personas mayores es un lugar en el que viven y conviven personas autónomas o con algún grado de dependencia. Es un lugar en el que se ofrece atención sociosanitaria y servicios continuos en los ámbitos personales, sociales y sanitarios.

Las residencias para personas mayores garantizan la atención y la prestación de servicios adecuados

El objetivo final de los centros residenciales es mantener y mejorar el bienestar y la calidad de vida de los residentes fomentando la autonomía y atendiendo en las actividades básicas de la vida diaria. En los casos en los que la persona se encuentre en una situación de dependencia y no pueda realizar sin ayuda estas actividades, se atiende desde el respeto y el mantenimiento de la dignidad. Esta atención es integral y parte desde la necesidad de la persona en función de sus circunstancias personales y sus intereses.

La atención adecuada en las residencias de personas mayores

La atención en residencias de ancianos en Zaragoza debe cumplir unos criterios éticos que garanticen la asistencia de calidad y el respeto máximo hacia las personas. Algunos de estos criterios son:

Ofrecer información y promover la autonomía

En cualquier entorno sociosanitario es fundamental ofrecer la información disponible y necesaria a la persona, o en su caso a los familiares. Toda la información en cuanto a rutinas, actividades, cambios, etc. será compartida con la persona mayor ya que ésta toma sus decisiones en cuanto a su vida y a su proyecto vital. Destacamos que en la medida de lo posible. Por ejemplo en un caso de enfermedad de Alzheimer avanzada se informará a los familiares o al tutor legal.

La promoción de la autonomía está incluida ya de por sí en la Ley de Dependencia. Es decir, es inherente al proceso de atención a las personas mayores. Si la persona es independiente y autónoma se propiciará una atención que la mantenga o mejore. En caso de dependencia, se promueve la autonomía mediante distintas actividades adecuadas para cada persona. Por ejemplo, servirse de ayudas técnicas para vestirse o realizar ejercicios físicos de mantenimiento.

Mantener el bienestar

La atención de los distintos profesionales persigue el máximo bienestar de la persona que reside en un centro. Y para alcanzar el bienestar, las personas mayores valoran los logros alcanzados, llegar a conseguir los intereses y aspiraciones, adaptarse al entorno en el que viven y generalmente poder mantener un alto nivel de actividad. Por todo ello, los profesionales de las residencias para personas mayores a parte de controlar la situación a nivel sanitario fomentarán las acciones necesarias para que alcancen  y mantengan ese nivel de bienestar deseado.

No perjudicar a la persona mayor

Esta afirmación aunque parece obvia es necesario comentarla. Es obligación de los profesionales no hacer mal, tratar bien física y emocionalmente a los residentes. Las residencias de ancianos en Zaragoza se comprometen al buen trato y a no realizar acciones ni a omitirlas que perjudiquen el bienestar general. Tratar con indiferencia, agredir verbalmente, aislar, humillar o ser negligente son algunos ejemplos que son considerados maltrato hacia las personas mayores. Tratar bien y de forma adecuada, e identificar o actuar ante algún caso de maltrato o sospecha del mismo es responsabilidad de los profesionales y de la dirección de los centros.

 

Fuente:

"Modelo básico de atención en residencias para personas mayores" Consejería de Salud y Bienestar Social, Castilla La Mancha.

 

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola