¿Cómo prevenir las caídas en la vejez y qué hacer si ocurren?

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología realiza una serie de recomendaciones para prevenir las caídas en la vejez. Las recomendaciones han sido agrupadas en un texto titulado "Prevenir caídas. Saber envejecer. Prevenir la dependencia".

Las recomendaciones han sido divididas en diferentes áreas. El ejercicio físico, mantenerse activos o la eliminación de obstáculos serán fundamentales en la prevención.

 

¿Es importante mantener hábitos de vida saludables?

Según la SEGG, realizar ejercicio físico moderado como nadar, caminar o incluso bailar nos protege en la vejez. El ejercicio fortalece la musculatura, mejora los reflejos o mantiene el peso corporal. De esta manera prevenimos posibles caídas.

Además, una alimentación saludable es fundamental no sólo en la prevención de las caídas sino para mantener unos buenos hábitos de vida. Llevando una alimentación sana y equilibrada mantendremos nuestro peso y por lo tanto no se verán afectados otros aspectos como es la movilidad o la fuerza muscular. Los alimentos ricos en calcio son un ejemplo (espinacas, lácteos, sardinas...).

¿Es necesario cuidarse a uno mismo y modificar el entorno?

En la prevención de las caídas la modificación del entorno es imprescindible. La SEGG recomienda eliminar obstáculos. Es decir, deshacernos de objetos, muebles o elementos decorativos que puedan obstaculizar el paso o aumentar la probabilidad de caernos. Por ejemplo, las alfombras o cables mal situados. Si fuera necesario se adaptaría el baño o la iluminación del hogar.

También debemos cuidar de uno mismo mediante las recomendaciones médicas que nos ofrecen:

  • Es importante tomar la medicación adecuada y prescrita y no automedicarse.
  • Además de acudir a los especialistas en caso necesario, como el oftalmólogo, el otorrino o el podólogo.
  • Cuidar los pies.

¿Qué hacer en caso de que ocurra una caída?

La SEGG detalla qué podemos hacer si sufrimos una caída aún tomando las medidas preventivas anteriores. Es muy importante aprender a levantarnos del suelo, si fuera posible mediante los siguientes pasos:

  1. Rodar hasta quedar boca a abajo.
  2. Colocarse a cuatro patas con las manos firmes en el suelo.
  3. Avanzar en esta postura hasta llegar a un objeto seguro.
  4. Apoyarse en el objeto e impulsarnos para ponernos de pie haciendo fuerza con una pierna.
  5. Una vez en pie mantener un punto de apoyo.