¿Cuáles son los objetivos de la intervención cognitiva en el Alzheimer?

La intervención cognitiva en el Alzheimer es importante para mejorar la calidad de vida.

Las enfermedades neurodegenerativas afectan normalmente a las capacidades cognitivas, de forma heterogénea. Es decir, en unas personas se deterioran antes unas capacidades cognitivas y en otras se ven afectadas distintas capacidades.
En el caso de la enfermedad de Alzheimer se dan unos patrones generales que la caracterizan: Alteración de la memoria de hechos recientes y aparición de sutiles dificultades en el razonamiento, el juicio, la resolución de problemas o la planificación.

¿Es necesario identificar las capacidades preservadas?

Antes de realizar una intervención cognitiva en una persona con la enfermedad de Alzheimer, es necesario realizar un detallado estudio de cuáles son las capacidades afectadas y su grado de afectación, y cuáles las preservadas.

Es fundamental especificar las capacidades reales del paciente para realizar la intervención. Y esto se consigue con una exploración neuropsicológica realizada por un experto en trastornos cognitivos. La exploración deberá ir acompañada del conocimiento de las capacidades reales del paciente en las actividades diarias, la historia de vida (para conocer sus intereses y actitudes), las capacidades desarrolladas por su profesión o aficiones, y las posibles alteraciones psicológicas y comportamentales del paciente.

¿Cuáles son los objetivos de la intervención cognitiva?

Una vez realizada la exploración, se determinarán los objetivos a conseguir que dependerán de cada caso. Pero en general, los objetivos serán los siguientes:

Objetivos iniciales

  • Estimular y mantener las capacidades mentales.
  • Fortalecer relaciones sociales y evitar desconexión del entorno.
  • Aumentar la autonomía.
  • Estimular la autoestima e identidad.
  • Minimizar el estrés y evitar reacciones psicológicas anómalas.

Objetivos intermedios

  • Mejorar el rendimiento cognitivo y funcional.
  • Aumentar la autonomía personal en actividades diarias.
  • Mejorar el estado de salud.

Objetivos finales

  • Mejorar la calidad de vida del paciente.
  • Mejorar la calidad de vida de los familiares y cuidadores.

 

Fuente:
"Intervención cognitiva en la enfermedad de Alzheimer” Jordi Peña-Casanova