Beneficios de la musicoterapia en personas mayores con demencia

La musicoterapia es una terapia no farmacológica de la que pueden beneficiarse las personas mayores con demencia. La música activa nuestro cerebro de forma tan global que pone en marcha múltiples redes neuronales. Por ello es beneficiosa, porque activa procesos sensoriales, atencionales y mnésicos entre otros.

¿Qué ofrece la musicoterapia a las personas mayores con demencia?

En musicoterapia se utilizan diferentes técnicas con distintos objetivos. Por supuesto, se adaptarán a la persona o grupo de personas. Esto implica conocer sus preferencias musicales para encontrar el efecto deseado.

  • Escucha activa de distintas piezas musicales. El experto tiene en cuenta los gustos de la persona para obtener una experiencia significativa. En estas sesiones se consigue mejorar la socialización, participación, atención, concentración o la memoria.
  • Canto. La utilización en canto en sesiones de musicoterapia, además de muy accesible es útil y favorable. Promueve la participación y socialización, la memoria, la orientación o el lenguaje.
  • Manipular instrumentos musicales. Manejar o manipular algún instrumento sobretodo pequeño puede mejorar ciertas capacidades o mantenerlas. Por ejemplo la motricidad, la estimulación sensorial o como las anteriores técnicas la participación.
  • Juegos. En sesiones de musicoterapia se pueden realizar juegos musicales de muy diversas características. Se trata de actividades lúdicas que sirven como excusa para fomentar la atención, la concentración o la memoria.
  • Movimiento. La música estimula de forma involuntaria el movimiento. A través de la música favorecemos la motricidad fina y gruesa, la atención o la estimulación sensorial.
  • Actividades de improvisación. Estas actividades se realizan sobretodo en personas con deterioro cognitivo leve o moderado. Por desgracia, la capacidad de practicar actividades menos dirigidas se va perdiendo conforme avanza el deterioro. Así, se utilizará en personas con inicio de demencia. La improvisación mejorará la comunicación no verbal, la expresión de sentimientos o la creatividad.

En resumen, la musicoterapia ofrece una alternativa beneficiosa para las personas mayores y en concreto con demencia o deterioro cognitivo. De hecho, ofrece multitud de opciones que promueven la mejora o mantenimiento de ciertas capacidades que empiezan a desvanecerse. Es una terapia no farmacológica al servicio de las personas mayores, las que experimentarán un mayor bienestar en sus vidas.

 

Fuente:
Sequera-Martín, M.; Miranda-Pereda, C.; Massegú-Serra, C.; Pablos-Hernández, C.;González-Ramírez, A. Musicoterapia en la demencia del paciente anciano: fundamentos, aplicaciones y evidencia científica actual. Psicogeriatría vol. 5 n. 3 Diciembre 2015