¿Qué intervención realiza la fisioterapia en la enfermedad de Parkinson?

La enfermedad de Parkinson, neurodegenerativa y progresiva afecta a la coordinación del tono muscular, la actividad y movimiento. La fisioterapia interviene con el objetivo de mantener la autonomía y combatir los síntomas de la enfermedad.

Beneficios de la fisioterapia:

La intervención desde la fisioterapia en la enfermedad de Parkinson puede ayudar a:

  • Mejorar la condición física, fuerza y flexibilidad.
  • Mejorar la realización de transferencias (por ejemplo salir o entrar en la cama).
  • Cambiar de posición en la cama.
  • Ponerse de pie y cambiar de dirección eficientemente.
  • Desarrollar la coordinación de la marcha.
  • Optimizar los movimientos de las manos.
  • Reducir el riesgo de caídas mejorando el equilibrio.
  • Conseguir eficacia al subir y bajar escaleras o bordillos.
  • Efectuar distintas tareas a la vez.
  • Colaborar en actividades significativas.

Además, los tratamientos de fisioterapia pueden trabajar los siguientes problemas, entre otros:

  1. Alivio del dolor que puede aparecer en la zona cervical, los muslos, la zona proximal de los miembros superiores. Se utilizan técnicas analgésicas.
  2. Corrección de alteraciones posturales. Se trabaja concienciando sobre la postura errónea y modificándola, y trabajando la musculatura.
  3. Fortalecimiento de la musculatura. Debido a diferentes síntomas de la enfermedad como la rigidez, disminuye la actividad y por tanto la fuerza muscular. La fisioterapia disminuirá o retrasará la atrofia muscular potenciando la musculatura.
  4. Tratamiento orofacial. Ciertos síntomas (rigidez, bradecinesia) pueden causar problemas de masticación, deglución o del lenguaje facial. Se realizarán diferentes ejercicios para mejorar la flexibilidad, la expresión facial o potenciar la musculatura del cuello, cara y hombros.
  5. Mejora de la función respiratoria. Pueden surgir problemas en los movimientos que participan en la respiración debido al aumento de la rigidez, la hipocinesia o la disminución del reflejo de la tos. Se realizan ejercicios que mejorarán esta función.
  6. Mejora de la función intestinal. Es frecuente en personas con Parkinson la disminución de la función intestinal y el aumento, por tanto, del estreñimiento. La intervención de la fisioterapia se centrará en mejorar la musculatura y realizar masajes para ayudar al tránsito intestinal.

 

Fuente:

Solofisio

Colegio Oficial de Fisioterapeutas de La Rioja

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable MIMOSALUD Y VIDA SL .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios MIMOSALUD Y VIDA SL.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.