El envejecimiento activo como estilo de vida

El envejecimiento activo se define como el aprovechamiento de las oportunidades para alcanzar el bienestar físico, psicológico y social. Para ello tienen que darse algunas condiciones contextuales y personales.

Según la OMS, diferentes factores o condiciones influyen en el envejecimiento activo

  • Contextules. Socio-económicos, culturales, ambientales y sanitarios.
  • Personales. Individuales y comportamentales.

Además de la OMS, diversas organizaciones utilizan este término para manifestar su implicación en la consecución de políticas que hagan frente a las demandas y los retos que se presentan durante el envejecimiento. Por ello se defiende el envejecimiento activo lejos de los estereotipos asociados a la vejez. Se defiende un envejecimiento saludable, productivo e independiente. Y se persigue el compromiso de la sociedad en general, el reconocimiento del valor de este sector de la población.

Factores que promueven el envejecimiento activo:

Disfrutar de una vejez saludable y activa depende de diversos factores. Algunos de ellos son modificables por lo que podremos actuar para el diseño de estrategias de afrontamiento y planificación del envejecimiento.

Actividad física

Está comprobada la relación entre la actividad física y un envejecimiento saludable. Se relaciona con el bienestar físico, psicológico, social y de funcionamiento general.  Mejora el sueño, regula distintos procesos fisiológicos (ej. nivel de glucosa) o aumenta la resistencia cardiovascular. Como beneficios psicológicos encontramos la reducción del estrés y la ansiedad, la mejora del estado de ánimo o la relajación. Y los beneficios sociales pueden ser la integración, las relaciones intergeneracionales o el aumento de relaciones sociales.

Estado de salud general

La promoción y la prevención de un buen estado de salud se relaciona con el envejecimiento activo. La percepción de control de la salud es positiva para la salud en sí misma o por ejemplo para una reacción equilibrada ante circunstancias negativas. El sentimiento de autoeficacia y el optimismo también afectarán al estado de salud y por tanto al envejecimiento.

Funcionamiento cognitivo

Las personas mayores sanas pueden mantener y mejorar sus capacidades cognitivas mediante programas específicos. El fomento de la actividad mental repercutirá en su funcionamiento cognitivo y por lo tanto en su bienestar y calidad de vida.

Relaciones sociales

El mantenimiento de relaciones interpersonales conserva un buen estado de salud, genera emociones positivas e incluso mejora el sistema inmunitario y cardiovascular. Estas relaciones son imprescindibles para el bienestar personal.

Prosocialidad

Las conductas altruistas de ayuda y apoyo hacia los demás conllevan beneficios a nivel social, de bienestar personal, integración en la comunidad, aumento de la autoestima, satisfacción y felicidad. El valor de las actitudes prosociales es altísimo e incrementa los sentimientos de utilidad y competencia.

Estos factores que son modificables pueden colaborar en la consecución de un envejecimiento exitoso, una vejez activa y satisfactoria. Por lo tanto os animamos a ello, a disfrutar de un envejecimiento activo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: MIMOSALUD Y VIDA SL.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad