¿El cuidador de un familiar mayor dependiente puede sufrir estrés?

El cuidador principal de un familiar mayor dependiente asume gran cantidad de tareas, que con frecuencia superan sus posibilidades reales de llevarlas a cabo.

Además, implica asumir una carga emocional al darse cuenta de las nuevas dificultades y deterioro del familiar. Por todo ello, cuidar a un familiar en situación de dependencia puede generar un nivel alto de estrés.

Os explicamos qué es el estrés y os damos algunas recomendaciones para disminuir las situaciones estresantes que se generen:

¿Qué es el estrés?

El estrés aparece cuando la persona percibe una situación como amenazante y esta amenaza perjudica el bienestar. Hay que tener en cuenta que cada uno percibimos de diferente manera. La misma situación puede generar o no estrés, dependiendo de las características de cada persona.

Los síntomas más comunes del estrés son el aumento de la tasa cardíaca, la fatiga o la ansiedad.

Queremos aclarar que un adecuado nivel de estrés puede tener consecuencias positivas. Por ejemplo, la adaptación a los cambios o el inicio de un desafío personal pueden implicar cierto nivel de estrés y percibirse como positivo. Nos ayuda a actuar. El problema aparece cuando el estrés aumenta y continua en el tiempo generando ciertos problemas físicos y emocionales.

¿Cómo podemos atenuar una situación estresante?

Cuidar a una persona mayor dependiente gasta gran parte de nuestros recursos y energías. Habitualmente se relaciona con tareas que requieren gran cantidad de trabajo y la vida de un cuidador se organiza en función del enfermo. Se requiere de una atención instrumental y emocional.  El estrés aparece cuando el cuidador percibe que esta situación de demanda se excede a sus recursos para enfrentarse a ella.

Para atenuar una situación estresante, debemos:

  • Planificar las tareas a realizar y los cuidados futuros, informándonos sobre la situación de dependencia u enfermedad de nuestro familiar.
  • Tomarse tiempo para uno mismo. Dedicarnos tiempo para realizar actividades de ocio, hobbies, relajarnos… Es necesario cuidarse para poder cuidar a los demás.
  • Compartir nuestras preocupaciones, con nuestra familia, grupo social o grupos de apoyo. Debemos permitir que otros nos ayuden.
  • Reconocer nuestras propias limitaciones.

Enlaces de interés:

Mimohogar (ayuda a domicilio para personas dependientes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable MIMOSALUD Y VIDA SL .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios MIMOSALUD Y VIDA SL.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.