Crisis de ansiedad o de angustia en los cuidadores de personas dependientes

La crisis de ansiedad o de angustia se describe como la aparición normalmente inesperada de un intenso malestar y miedo que no se puede controlar. Se inicia sin causa aparente y puede generar una gran angustia. Según la última actualización del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-V), las crisis de angustia se pueden aplicar a todos los trastornos de ansiedad y se clasifican en inesperadas o esperadas. Estos trastornos de ansiedad pueden ser: Trastorno de ansiedad por separación, mutismo selectivo, fobia específica, trastorno de ansiedad social (fobia social), trastorno de angustia, agorafobia, trastorno de ansiedad generalizada y trastorno de ansiedad inducido por sustancias.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es un mecanismo adaptativo que se dispara ante una alerta de peligro o situación amenazante percibido, real o imaginario. En principio es funcional, mejora la capacidad de intervenir ante riesgos disminuyendo las consecuencias y optimiza el rendimiento. Los niveles normales de ansiedad nos ayudan a tomar las decisiones adecuadas según la naturaleza de la situación de peligro (huir, atacar, afrontar, adaptarse...). Así pues, su función es proteger al organismo y prepararlo ante situaciones de riesgo.

En el mecanismo de la ansiedad se incluyen tres componentes de distintas áreas: Cognitiva (pensamientos automáticos, evaluación de la amenaza, anticipación...), fisiológica (activación del sistema nervioso simpático que permite la respuesta de huida o lucha: Aumento de la tasa cardiaca, respiración...) y conductual (inhibición o activación motora, evitación, agresividad...).

¿Qué es una crisis de ansiedad o de angustia?

Es una reacción intensa de ansiedad acompañada de la sensación de falta de control de la situación, de angustia, de miedo y malestar. Puede aparecer en multitud de situaciones y la forma en que reaccionemos será clave en la gestión de una posible crisis posterior.

Los síntomas para identificarla pueden ser : Taquicardia, sudoración, palpitaciones, aumento de la sensación de miedo y ansiedad, temblor, sensación de irrealidad, de ahogo, molestias intestinales, miedo a perder el control, despersonalización (sentirse extraño a uno mismo), desrealización (lo que está pasando no es real) u opresión torácica, entre otros. Durante una crisis de ansiedad no tienen porqué presentarse todos los síntomas. Según los expertos, debe aparecer la sensación de ansiedad y miedo junto al menos cuatro de los síntomas anteriores. La duración de los mismos no está determinada ya que dependerá de la persona que los padece y su reacción ante ellos. Normalmente alcanzan el máximo de expresión antes de los 10 minutos.

Crisis de ansiedad o de angustia en los cuidadores de personas en situación de dependencia

Los cuidadores de personas en situación de dependencia a menudo se encuentran en circunstancias que generan sobrecarga tanto física como psicológica y emocional. Esta situación puede contribuir a la aparición de niveles altos de ansiedad e incluso crisis de angustia o ataques de pánico. Frecuentemente, la sobrecarga del cuidador se produce por diversos motivos como la falta de apoyo externo o familiar, el sentimiento de culpabilidad, la falta de tiempo libre o de ocio, la falta de descanso, etc. Según un estudio de la Universidad Internacional de Barcelona, los cuidadores familiares sufren más ansiedad que la población que no realiza esta labor.

Para poder gestionar un ataque de pánico o ansiedad es imprescindible conocer los síntomas que anteriormente hemos citado. El desconocimiento genera miedo y posible pánico, y este miedo retroalimenta los síntomas por lo que se inicia un "círculo vicioso". Por ejemplo, si el cuidador comienza a sufrir una taquicardia y piensa que va a sufrir un ataque al corazón, aumentará la sensación de miedo y de ansiedad, incrementando así la taquicardia. En caso de ataque de pánico se recomienda inicialmente conocer los síntomas y saber que no nos pueden hacer daño, disminuir su importancia (no magnificarlos), desviar su atención y normalizar la situación.

En MimoOnline podemos asesorarle en la gestión de los problemas de ansiedad. Si este es su caso, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

 

 

 

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola