¿Cómo se puede prevenir la depresión en personas mayores?

La depresión es una de las 5 enfermedades más comunes de las personas mayores. Aunque no podemos asociar envejecimiento con depresión, dado que no se ha confirmado la relación entre la edad y el aumento del riesgo a padecerla.

¿Qué factores explican la aparición de una depresión en personas mayores?

Multitud de factores explican que pueda aparecer una depresión. Algunos de ellos son:

  • Factores biológicos. Consumo excesivo de medicamentos, enfermedades físicas (por ejemplo el hipertiroidismo), actuación de distintos neurotransmisores, etc.
  • Factores psicológicos. Formas ineficaces de afrontar problemas, baja autoestima, sentimientos de inseguridad, sensación de impotencia, sensación de pérdida, sentimientos de inutilidad, etc.
  • Factores sociales. Recursos disponibles (apoyo social, emocional e instrumental), pérdidas sufridas, pobreza, vivienda inadecuada, etc.
  • Hábitos de salud inadecuados. De alimentación (deficiencias nutricionales), beber alcohol, fumar, falta de ejercicio físico.
  • Mayor frecuencia de situaciones adversas. Sucesos vitales negativos, como la muerte o enfermedad de un ser querido.
  • Viudedad.
  • Problemas de sueño.
  • Discapacidad física o deterioro de la movilidad.
  • Dolor crónico.
  • Baja autoestima.
  • Ser cuidador principal de un familiar enfermo.

¿Cómo se puede prevenir?

Para prevenir la depresión en personas mayores, debemos conseguir que sean activas física, social y cognitivamente, y modificar los factores de riesgo antes comentados.

  • Relacionados con la salud: Diagnosticar de forma precoz y tratar adecuadamente las enfermedades físicas, hábitos alimentarios saludables, fomentar la autonomía y el autocuidado, dormir lo suficiente, enfrentarse debidamente al dolor.
  • Sociales: Apoyo social (mantener y fomentar el aumento de la red social), aumentar la participación de actividades, realizar actividades agradables.
  • Personales: Mejorar el autoconcepto y la autoestima, entrenar habilidades sociales, entrenar la asertividad (habilidad personal que nos permite expresar de forma adecuada nuestras ideas y emociones frente a otra persona), afrontar responsabilidades, realizar actividades motivantes y agradables, tener una buena situación económica, conseguir una actitud positiva hacia el envejecimiento, desarrollar  autonomía, modificar las creencias contenidas en los estereotipos negativos[1] de la vejez (aumenta el riesgo de padecer depresión en la población que tienen alto grado de estereotipos negativos de la vejez).

 


[1] Idea negativa aceptada comúnmente por un grupo o sociedad. Por ejemplo, las personas mayores se vuelven irritables, son improductivos, los individuos de edad avanzada piensan y actúan con lentitud, son depresivos, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable MIMOSALUD Y VIDA SL.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  MIMOSALUD Y VIDA SL.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad