¿Qué cambios se producen en la vida del "nuevo" cuidador familiar?

Cuando nos convertimos en cuidadores de un familiar en situación de dependencia surgen diversos cambios.

En la mayoría de los casos y según distintos estudios, los “nuevos cuidadores” no están preparados para afrontar estos cambios que impactan de manera notable en su calidad de vida.

¿Qué carencias comunes se dan en los “nuevos cuidadores”?

Las carencias que se observan y que deberíamos solucionar al realizar adecuadamente nuestra labor pueden ser:

  1. Desconocer la enfermedad.
  2. No saber cómo cuidar y atender a nuestro familiar.
  3. Ausencia de ciertas habilidades que minimizan el impacto de la nueva situación.
  4. No saber ayudar en las actividades de la vida diaria.
  5. Desconocer las responsabilidades que adquirimos al cuidar.

¿Qué cambios puede generar el impacto de los cuidados?

  • Cambios en las relaciones familiares. La nueva situación afecta no sólo al familiar y al cuidador principal sino a toda la familia. Esta implicación de la familia puede producir tensiones, desacuerdos, dificultades en la comunicación, en las relaciones, y pueden ser causa de conflictos. Algunas recomendaciones que se proponen son especificar los roles de cada miembro, escuchar y tener en cuenta todas la opiniones y consensuar todas las decisiones al respecto.
  • Cambios en el trabajo y en la situación económica. Cuidar requiere destinar tiempo y esfuerzo en ello y como consecuencia, en la mayoría de los casos serán necesarios cambios en la jornada laboral, reducción o abandono. Pero antes de tomar esa decisión se recomienda estudiar bien el plan de cuidados (adaptarlo a nuestra jornada laboral o con un impacto mínimo), comentar la nueva situación a la empresa en la que trabajamos (es posible acordar una solución), tener en cuenta todos los recursos disponibles para poder seguir trabajando como hasta ahora y re-elaborar el plan de gastos de la familia.
  • Cambios en el tiempo libre. El tiempo libre y de ocio es fundamental para todos porque nos permite relajarnos, disfrutar, desconectar, está relacionado con nuestro estado de salud general y nos aporta una mayor calidad de vida. Es necesario organizar los momentos de tiempo libre cuando cuidamos a un familiar, incluyéndolos en el plan de cuidados familiar.
  • Cambios en la salud. Los cuidadores tienden a tener un peor estado de salud por el esfuerzo físico continuo que realizan, por los problemas emocionales asociados a cuidar, por el descuido sobre su propia salud, etc. Por todo esto, es recomendable tener en cuenta nuestro estado de salud. Debemos observar cómo nos sentimos. También mantener hábitos de vida saludable.
  • Cambios en el estado de ánimo. La actitud que tenemos ante los cuidados está directamente relacionada con el éxito o no en nuestra labor. Una actitud positiva para afrontar las dificultades será imprescindible para cuidar lo mejor posible. Aunque esto no siempre se consigue. Por ello necesitaremos pedir ayuda a familiares, amigos o profesionales que nos asesoren y ayuden en el día a día.

En caso de necesitar alguna recomendación podéis consultarnos en Contacto. En unas horas tendréis la respuesta.

 

Fuente:
“Guía de apoyo para personas cuidadoras” Ser cuidador/Ser cuidadora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable MIMOSALUD Y VIDA SL .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios MIMOSALUD Y VIDA SL.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.